Palacio del Marqués de Santa Cruz

Publicada en Publicada en Rehabilitación patrimonial

En el siglo XVIII, un incendió destruyó una parte sustancial del Palacio del Marqués de Santa Cruz, ubicado en el concejo asturiano de Castropol y cuya edificación original se remonta probablemente dos siglos atrás en el tiempo. De esa triste circunstancia derivó de hecho una de sus primeras reconstrucciones, como atestiguan numerosas inscripciones en dinteles, jambas y cadenas. Pero fueron las intervenciones acometidas durante el siglo XX las que acabaron de eliminar el carácter y lenguaje original de esta singular construcción, que sin embargo ha seguido hasta la actualidad considerándose una de las piezas que integran el Conjunto Histórico de la Villa de Castropol.

En el año 2012, ENERO Arquitectura recibió el encargo de llevar a cabo una restauración de esta finca de más de 13.750 metros cuadrados en el contexto de nuestro trabajo de rehabilitación patrimonial, orientada a la recuperación de los materiales y volúmenes con que fue concebido originalmente, pero a la vez a adaptar sus estándares de comodidad al contexto actual.

 

 

Tradición y vanguardia

Para lograr este doble objetivo, ENERO acondicionó todos los espacios del edificio, pero lo hizo preservando los usos originales de todas sus estancias –con la excepción, naturalmente, de aquellos que habían quedado obsoletos, como el caso de las viviendas de servicio. Para consolidar este firme compromiso con la memoria del palacio, el estudio recurrió asimismo a técnicas tradicionales de construcción, incluido el concurso de artesanos, canteros, carpinteros de armar o maestros caleros traídos de distintas demarcaciones.

Su empleo permitió por ejemplo la sustitución de forjados recientes por otros de madera, fieles a su concepción original, o la introducción de nuevos elementos de piedra –el material en torno al que giró la edificación original– como, por ejemplo, una escalera de caracol.

Al cabo de esta rehabilitación, y para complementar el amplio jardín con numerosos pinos y cipreses centenarios y con palmeras que se remontan a la época de los indianos, ENERO añadió al exterior del palacio una espectacular piscina con vistas a la ría de Eo.

El resultado final del proyecto ha consistido en la recuperación de un edificio que resume el enfoque e identidad de la arquitectura civil asturiana, sin renunciar a los requisitos que ha de reunir en la actualidad una vivienda confortable. Es precisamente esta combinación la que brinda un carácter singular al Palacio del Marqués de Santa Cruz, que hoy combina el homenaje a la tradición constructiva local, el empleo de materiales de época cuidadosamente seleccionado y una serie de elementos que colocan a la vanguardia del confort.