Hoy, con motivo de la publicación en Hospitecnia, publicamos en nuestro blog uno de los trabajos específicos dentro de la arquitectura hospitalaria: el diseño de un buen bloque quirúrgico. Este bloque es de gran importancia, puesto que es el primero de nuestros proyectos de nueva planta, el Hospital de Collado Villalba y constituye uno de los primeros ejemplos de implantación de luz natural en quirófanos.

 

El proyecto de Enero Arquitectura se erige en un entorno natural y protegido en la Sierra Norte de Madrid. Finalizado en 2013, la superficie del área quirúrgica es de 724,49 m² y da servicio al área geográfica correspondiente al norte de la Comunidad.

Observamos en nuestra concepción e investigación previas, todo un crisol de circunstancias que, tanto para el paciente, como para el trabajador que pasa muchas horas de su jornada laboral en el bloque quirúrgico resultan en un entorno humanizado y a escala más humana.

En el diseño del hospital de Collado Villalba, se optó por la incorporación de ventanas por el gran número de beneficios que reporta, a saber:

  • Una clara mejora en la fatiga visual del cirujano a la hora de operar.
  • El personal de quirófano mantiene el ritmo circadiano durante su jornada laboral.
  • Los pacientes conscientes o en un estado de sedación parcial y pueden mirar hacia el exterior y distraer su atención, en vez de hacerlo hacia un frío techo.
  • Existe una visualización real de la coloración del paciente. No son necesarias las lámparas de simulación de luz de día.
  • Sabemos que la implantación de ventanas en el espacio de operaciones, genera una disminución sustancial del estrés del médico. Y en esta misma vía, genera una disminución en el paciente.

Todos estos factores hacen que, para nosotros, se favorezca la humanización y una mejor experiencia paciente (EX) en este tipo de áreas. Es fundamental que como arquitectos especializados en proyectos sanitarios tomemos el rol de repensar todos los aspectos espaciales y de diseño de los servicios hospitalarios para beneficiar tanto a pacientes como a cualquier trabajador o visitante de estos entornos.

 

📸 Paula Arroyo