En la primera parte y la segunda parte de esta entrevista, Francisco Ortega, director general de ENERO Arquitectura, ha detallado diferentes aspectos de la arquitectura hospitalaria aplicada al proyecto del Hospital Quirónsalud Córdoba.

 

En esta tercera y última entrega de la entrevista, Ortega se centra en la sostenibilidad y los detalles que determinan el éxito de una infraestructura hospitalaria utilizada por numerosas personas cada día.

 

¿Qué principales características y materiales convierten al Hospital Quirónsalud Córdoba en un ejemplo de sostenibilidad? ¿Cómo contribuye la arquitectura hospitalaria a lograr que un hospital sea sostenible?

 

La sostenibilidad se plantea como un concepto transversal aplicado a la totalidad del diseño. Las cuatro dimensiones de la sostenibilidad (ambiental, económica, social y cultural) condicionan el proyecto de arquitectura hospitalaria.

 

Habitualmente reducimos la sostenibilidad a su dimensión medioambiental y, más concretamente, a su huella ecológica. En este sentido, los rasgos distintivos más significativos del Hospital Quirónsalud Córdoba son la envolvente térmica de gran eficiencia y la integración de todas las instalaciones del edificio en un único control automatizado. La gestión energética del hospital permitirá ir regulando sucesivamente las distintas instalaciones para optimizar su eficiencia.

 

Por último, ¿qué es lo que determina el éxito del Hospital Quirónsalud Córdoba como infraestructura que utiliza un gran número de personas?

 

El éxito radica en la calidad del proceso asistencial y el nivel de satisfacción del paciente. La arquitectura hospitalaria sólo es un pequeño factor más del proceso, pero lo condiciona enormemente.

 

El diseño del hospital debe enfocarse en el paciente, favoreciendo el bienestar, confort, privacidad e intimidad de los usuarios. Una gestión fundada en procesos posiciona al paciente en el centro de la organización. La experiencia del paciente determinará hasta qué punto hemos conseguido humanizar los espacios y generar un entorno saludable.

 

H2: UNA ENVOLVENTE CON SIGNIFICADO

 

La entrada del hospital evidencia los juegos de luces y sombras. Como si de un refugio se tratase, la marquesina se convierte en la transición natural al edificio, creando una plaza de entrada e interacción vinculada a la fachada y al interior del edificio.

 

La entrada se convierte en un refugio que tamiza los límites entre interior y exterior y que acentúa el pasado islámico de la ciudad de Córdoba. Referencias doradas que evolucionan según la dirección de la luz y determinan su color, intensidad y brillo.

 

En la compleja técnica de montado de la fachada, el conjunto de piezas que tamizan las luces y las sombras protege y cobija de las adversas vicisitudes climáticas de la zona donde se ubica el edificio. Una unificación de tradición y modernidad. Una envolvente que se significa y convierte en un lugar propicio para los encuentros, un espacio para la comunicación de la diferencia, para la modulación histórica, donde se entabla un diálogo entre distintas épocas con un resultado contemporáneo.

 

HOMENAJE AL PASADO

 

El exterior del Hospital Quirónsalud rememora el pasado islámico de la ciudad de Córdoba. Los motivos en recuerdo de las mashrabiyas árabes, antiguas celosías características de la época califal, se distribuyen por toda la envolvente del edificio a modo de velo que crea un tamiz a la especial luz de la ciudad.

 

MATERIALES Y EQUIPOS DEL PROYECTO DE ARQUITECTURA HOSPITALARIA

  • Contrata principal.
  • Carpintería exterior.
  • Cubiertas e impermeabilizaciones.
  • Aislamiento térmico / acústico.
  • Solados y alicatados.
  • Protección contra incendios.
  • Aparatos sanitarios y grifería.
  • Climatización (equipos).
  • Carpintería interior.
  • Cerrajería.
  • Revestimientos interiores.
  • Tabiques y techos.
  • Cementos, morteros y áridos.
  • Equipamiento y mobiliario.