Entre los proyectos de ENERO Arquitectura, uno de los estudios españoles con mayor proyección en el ámbito de la arquitectura sanitaria innovadora, se encuentra el nuevo campus de la Escuela de Enfermería de la Fundación Jiménez Díaz, adscrita a la Universidad Autónoma de Madrid y situada en el Hospital Universitario General de Villalba.

 

ARQUITECTURA SANITARIA PARA UN CAMPUS FUNCIONAL, HUMANIZADO E INNOVADOR

 

ENERO Arquitectura siempre imprime en sus proyectos de arquitectura hospitalaria una filosofía que va más allá de lo puramente estético. Sus trabajos están pensados por y para las personas que van a emplear el espacio. Y eso se traduce en entornos funcionales, humanizados y, sobre todo, innovadores.

 

La Escuela de Enfermería de la Fundación Jiménez Díaz no es una excepción. Su nuevo campus se encuentra ubicado en la segunda planta del Hospital Universitario General de Villalba, ocupada anteriormente por una unidad administrativa de despachos médicos. Y está integrado en el edificio principal del hospital, también obra del estudio.

 

ESCUELA DE ENFERMERÍA DE LA FUNDACIÓN JIMÉNEZ DÍAZ: PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS

 

Entre las principales características del proyecto de arquitectura sanitaria para el campus de la Escuela de Enfermería de la Fundación Jiménez Díaz cabe destacar las siguientes:

 

  • El proyecto tiene una superficie de 1.085 metros cuadrados.
  • Dispone de tres aulas con una capacidad de 55 alumnos cada una de ellas, una sala polivalente, laboratorio, aula de informática, zonas administrativas, despachos de profesores, aseos y vestuarios.
  • Tras la experiencia de la pandemia de COVID-19, cuenta con la última tecnología audiovisual para impartir la docencia de forma segura tanto para el profesorado como para el alumnado.

 

Lo más característico del campus de la Escuela de Enfermería son las tres salas de simulación que se han dispuesto para que los alumnos puedan aprender y practicar todas las técnicas y cuidados a realizar durante una hospitalización, ya sea en planta, unidad de cuidados intensivos (UCI) o quirófano.

 

  • Las tres salas están conectadas entre sí.
  • Poseen grandes ventanales con cristales espejados para que los alumnos trabajen simulando un ambiente real de hospital mientras son supervisados por los profesores.
  • Y al otro lado de los cristales existe una sala de control. En ella, los tutores pueden visualizar todas las acciones mientras los alumnos practican con un robot-paciente que reproduce las constantes vitales de un enfermo real.

 

En definitiva, tecnología, funcionalidad e innovación han sido las premisas en el proyecto de arquitectura sanitaria del nuevo campus de la Escuela de Enfermería de la Fundación Jiménez Díaz en el Hospital General Universitario de Villalba.